Hoy

Aparecen más empresas ligadas al entorno presidencial beneficiadas con licitaciones del estado públicas

Son de las familias del jefe de gabinete y del propio presidente que se quedaron con licitaciones para proveer luminarias led a municipios oficialistas y al gobierno de la ciudad de Buenos Aires. Las lámparas son importadas de China a menor precio pero sin cumplir con los requisitos que exige el propio ministerio de Energía.

Dos empresas estrechamente relacionadas con el presidente Mauricio Macri y con el jefe de Gabinete Marcos Peña Braun resultaron beneficiadas con la adjudicación de importantes licitaciones del estado para la provisión de luminarias led para alumbrado público.

Una de ellas es la General Lighting Systems, una división de la estadounidense General Electric, cuyo propietario es Alejandro Jaime Braun Peña, primo segundo del jefe de Gabinete, quien compró la empresa el 27 de marzo del año pasado.

La otra es Philco, que fue durante décadas la nave insignia de los Blanco Villegas, la familia materna del Presidente. Su tío, Jorge Blanco Villegas, fallecido en 2011, trajo la marca al país en los años 60 y fue pionero en usufructuar los beneficios de producir en Tierra del Fuego.

La empresa de los Peña Braun se quedó, en diciembre de 2017, con un contrato de casi 284 millones de pesos del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires para la provisión de 41.000 luminarias led para alumbrado público.

Pero seis meses antes había “ganado” otra licitación convocada por el municipio de Pilar, comandado por Nicolás Ducoté (Cambiemos), para proveer luminarias por otros 994.110 pesos.

Philco en tanto se alzó en noviembre último con un contrato para renovar 20.000 luminarias LED por 149,5 millones de pesos en la Vicente López de Jorge Macri, primo de Mauricio. Y el intendente de Morón, Ramiro Tagliaferro (también de Cambiemos), le encargó otros 4.000 artefactos.

Ambas empresas no fabrican sino que importan esas luminarias LED desde China que son más baratas pero no cumplen con los requisitos técnicos establecidos por el propio ministro de Energía Juan José Aranguren en los pliegos. Pero claro…a quien le importa si los negocios quedan en manos de la familia…no es cierto?