Hoy

Argentina será el país del mundo más endeudado con el FMI

Grecia encabeza, hasta ahora, el podio con una deuda de u$s12.000 M al organismo; el Gobierno busca al menos u$s20.000 y en el mercado dicen que se necesitan más de 50 mil millones para frenar la crisis.

El ministro Nicolás Dujovne mantuvo la semana pasada encuentros con la directora gerente Christine Lagarde y con el subsecretario del Tesoro estadounidense David Malpass para asegurarse el respaldo de ese país en el directorio del organismo, el que en definitiva deberá aprobar el crédito.

Las negociaciones continuarán desde la semana próxima en Washington con la meta de pulir los detalles de tasa, monto y condicionalidades del pacto de financiamiento, que por sus características (preventivo pero con montos mucho más altos que los normales) tiene pocos antecedentes en el FMI.

Dujovne y Lagarde intercambiaron elogios y tras el encuentro ambos recalcaron que la futura firma de este acuerdo significará un “fortalecimiento del programa económico”. La funcionaria solamente precisó la negociación iniciada buscará, tal como había trascendido “un acuerdo Stand-By de alto acceso”. Si bien la línea de préstamos Stand-By es de las más comunes del organismo, la característica de “alto acceso” tiene pocos antecedentes entre las transacciones financieras del organismo de los últimos años. Las particularidades del, High Access Precautionary Arrangement (HAPA), de acuerdo a la denominación oficial, son su carácter de preventivo (el dinero sólo se desembolsa ante eventualidades) y un límite de montos de financiamiento más altos que los préstamos normales. Brasil y Uruguay tuvieron a principios de siglo este tipo de asistencias por unos u$s 36.000 y u$s2.485 millones, respectivamente. Post crisis financiera y por montos muchos más bajos por los tamaños de sus economías, los recibieron Guatemala, Honduras y El Salvador.

De todas formas, accediendo el Gobierno a un crédito Stand-By estándar, se convertiría en el deudor más grande que tendría el Fondo Monetario. En la actualidad las acreencias pendientes más cuantiosas del organismo pertenecen a Grecia (u$s12.800 millones), Ucrania (u$s11.500 millones) y Pakistán (u$s6.195 millones).

Lagarde señaló que analizó con Dujovne “cómo el FMI puede ayudar a las autoridades en el fortalecimiento de la economía argentina a la luz de la renovada y significativa volatilidad de los mercados financieros”. “Nuestra reunión fue una oportunidad propicia para que el ministro Dujovne reafirmara las prioridades y planes económicos del gobierno, y para que yo escuchara cómo podemos en el FMI apoyar mejor los importantes esfuerzos del gobierno”, señaló. El funcionario argentino, en tanto, apuntó que “hasta tanto logremos cerrar el acuerdo con el FMI, nos hemos comprometido a no hablar de cifras o modalidades” y que el crédito a solicitar “tiene la flexibilidad necesaria para cumplir el objetivo que estamos buscando”.

PN