Hoy

La gobernadora se esconde para no quedar pegada a Macri

Preocupada por las encuestas, la jefa provincial eligió el perfil bajo en medio de la grave situación económica que golpea al gobierno Nacional.

La semana pasada, una encuesta de Analogías encendió luces de alarma en el entorno de la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal. Hasta hace unas semanas, su imagen positiva superaba el 60%, mientras que el rechazo a su figura era muy bajo. Vidal tenía números muy por encima de cualquier dirigente de Cambiemos, incluso el presidente Mauricio Macri.

Sin embargo, algo cambió en las últimas semanas. La crisis por el dólar golpeó duramente la imagen negativa de la gestión amarilla. Solo el 30% de los argentinos cree que la situación económica mejorará en el mediano plazo. Las expectativas de la sociedad se derrumbaron en los últimos 6 meses.

La jefa provincial no quedó fuera de ese cambio en la percepción de la gente. La imagen negativa de la mandataria llegó al 49% y se encuentra en el mismo nivel que la positiva. Esa realidad era impensada hace solo 4 semanas.

SOLO EL 30% DE LOS ARGENTINOS CREE QUE LA SITUACIÓN ECONÓMICA MEJORARÁ EN EL MEDIANO PLAZO

Con esas cifras en la mano, Vidal decidió recalcular su estrategia. Ante una situación conflictiva, la gobernadora solía dar la cara y acompañar las posturas de Macri. Su figura le servía a Casa Rosada para mejorar su posición ante la sociedad.

Sin embargo, ahora la mandataria eligió el perfil bajo. De hecho, redujo al mínimo su exposición pública en medios y en las redes sociales. Prácticamente, no se conoce su posición sobre el acuerdo con el FMI. Con las encuestas en la mano, Vidal especula y espera.

PN