Hoy

Los freelancers y las vacaciones: cómo disfrutar del descanso sin culpa y sin descuidar el negocio

El auge de los trabajadores autónomos provocó alteraciones en las estructuras de trabajo convencionales. En el comienzo del período vacacional, recomendaciones y sugerencias para que los freelancers pueden disfrutar sin sacrificar rentabilidad.

Los trabajadores independientes padecen una ambigüedad en un período del año. Gozan de las ventajas de ser sus propios jefes, se liberan de las exigencias burocráticas de trabajar para una empresa, disfrutan de las libertades de distribuir sus tiempos, su rutina y su ritmo sin las regulaciones arbitrarias de la relación de dependencia. Manejan sus prioridades, fijan sus propias tarifas, eligen sus propios trabajos y programan sus encargos, pero a diferencia del trabajador convencional no pueden desconectarse de su actividad.

Ser freelancer tiene su efecto contrario: el salario corresponde a la labor realizada y no existen días libres ni vacaciones pagas. En el comienzo del período vacacional, desatender las tareas por completo no es un buen ejercicio para los trabajadores autónomos. Expertos y profesionales recomiendan no desprenderse de su actividad de una manera desinteresada y anárquica.

La desconexión es compleja pero posible: debe transitar por caminos de prolijidad y conciencia. La intensidad de la demanda del trabajo es variable y puede combinarse para interrumpir los meses de verano. Para ser eficiente en el trabajo, es menester descansar. En ese juego de roles, las vacaciones son esenciales para combatir el agotamiento y refrescar la energía creativa, principal patrimonio del trabajador independiente. El descanso es indispensable pero no debe perjudicar la naturalidad del negocio.

La estructura del trabajo cambió con la llegada de los tiempos modernos. El auge de los profesionales autónomos transformó los horarios, los lugares y los períodos de trabajo. Las distancias geográficas y el lenguaje no son condiciones excluyentes. En este nuevo paradigma laboral, agencias como Workana y Freelancer establecieron líneas de comportamiento y difundieron consejos para hacer que las vacaciones no afecten la productividad del trabajador que es su propio jefe.

Avisar

Es indispensable mostrar consideración con el cliente y notificar con la mayor antelación posible las fechas de un hipotético viaje que reduzca la carga horaria de trabajo. De esta forma, sugiere Workana en su reporte, puede convertir clientes eventuales en regulares.

Organización integral

Freelancer recomienda programar los horarios al revés: “Coordinar las actividades de ocio más interesantes para realizar en las vacaciones y -en función al descanso- dejar espacio para cumplir con los pendientes”. Workana asegura que es recomendable llevarse una pequeña cantidad de trabajo “de vacaciones” y limitarse la actividad a dos horas diarias. De tal modo las tareas se reducen a cuestiones que son absolutamente necesarias. La ecuación resultará productiva: lo que se perderá en dinero se ganará en descanso.

Las compañías recomiendan tomarse vacaciones con ciertas previsiones. Adelantar el trabajo para ganar libertad en esos días de ocio y pensar un destino y un hospedaje con un servicio de internet eficiente. “Esto será el éxito de tus vacaciones”, reveló Sebastián Siseles, director regional de Freelancer para LATAM y España.

No activar la respuesta automática “fuera de la oficina”

La respuesta automática del correo electrónico puede ahuyentar a un cliente nuevo. La sensación es de rechazo y castiga la consideración del trabajador independiente. La recomendación de las agencias es mantener cierta periodicidad en la actividad laboral, aun en períodos de vacaciones convencionales. Es preferible desestimar la propuesta -o bien postergarla- de manera personalizada a responder con el mail automático “fuera de la oficina”.

Generar contactos

Las vacaciones son un campo fértil para sembrar nuevos horizontes laborales. Las relaciones públicas no se toman días libres. “Muchas veces en espacios de descanso y relax se conoce a los futuros clientes”, dicen desde Freelancer.

Infobae