Hoy

Ojos de las mujeres: más proclives a ciertas enfermedades

Venus y Marte se miran a los ojos y en esta contienda Venus corre con desventajas. Aunque uno tiende a pensar que “lógicamente” no deberían existir diferencias entre los ojos de los hombres y las mujeres, debemos entender que la naturaleza nada tiene que ver con la “lógica aristotélica” pero sí con las hormonas y neurotransmisores que obedecen a procesos biológicos .

No hay diferencias estadísticas en cuanto a vicios de refracción existen tantos miopes, hipermiopes y astigmatas de un sexo u otro, pero si son las mujeres más proclives a sufrir otros problemas oculares como ser: aquellas que toman anticonceptivos son menos tolerantes al uso de lentes de contacto, sustancia que también las hacen más proclives a las trombosis venosas en todo el cuerpo.

Es más frecuente que las mujeres añosas de ojos claros y contextura delgada sean más proclives a sufrir maculopatía relacionada con la edad, un proceso que afecta a la parte central de la retina y si bien no suele conducir a la ceguera, afecta la visión central y la discriminación de letras de colores.

En las jóvenes algo excedidas de peso que se quejan de frecuentes dolores de cabeza y periodos de “oscurecimiento visual” (ven mal por unos instantes) debemos descartar un cuadro de hipertensión endocraneana ideopática que si no es diagnosticada a tiempos puede disminuir severamente el campo visual. Ya que estamos en el cerebro de las mujeres, ella padecen con más frecuencia meningiomas intracraneales (tumores benignos de las capas que recubren el cerebro).

La esclerosis múltiple que produce inflamaciones en distintas partes del cerebro y especialmente en el nervio óptico (neuritis ópticas), es más frecuente también en el sexo femenino.

Obviamente el embarazo y la eclampsia (hipertensión maligna) pueden producir desprendimientos de retina serosos que ceden cuando baja la presión.

Un tema de discusión es si una paciente con alta miopía debe tener un parto por vía vaginal o hacerse una cesárea. El consenso es que salvo casos muy concretos, no existe una razón para contraindicar un parto por vía natural.

*El doctor Omar López Mato es médico especialista en oftalmología y escritor.