Hoy

Se esperan 6 meses de recesión y una fuerte dependencia de Brasil

Los expertos ponen la lupa en el gigante latinoamericano, la cotización del dólar, el campo y el repunte del consumo como motor de la economía. Vienen meses difíciles para los argentinos.

El escenario recesivo en el que entró la economía argentina como consecuencia de la sequía, la devaluación y la suba de tasas, se prolongará como mínimo durante dos trimestres.

Las proyecciones de los expertos disienten a la hora de definir en qué momento la actividad económica comenzará a repuntar. Los factores a monitorear serán la estabilidad del tipo de cambio, la magnitud que haya en la recomposición o pérdida de los salarios, y en qué medida la suba del dólar se trasladará a un mercado energético que quedó atado a la cotización de la divisa.

Otro aspecto a tener en cuenta es la situación de Brasil, que en septiembre deberá elegir un nuevo presidente en medio de un marco político convulsionado, y la cosecha de trigo, que consideran que si es buena podría traccionar el producto sobre el final del año.

“La duda es el último trimestre porque Brasil no viene bien. Pero si no se complica, y la cosecha de trigo es buena, es probable que se corte la mala racha, con un crecimiento interanual levemente negativo o estable”, explicó a BAE Negocios Gabriel Caamaño, de la consultora Ledesma. Por el contrario, si estos dos factores no juegan a favor, habrá que esperar al segundo trimestre del año que viene, cuando la baja base de comparación permita mostrar números positivos en las estadísticas públicas.

Algo de ese análisis dejó traslucir el presidente de Fiat, Cristiano Rattazzi, quien en una entrevista con El Cronista señaló que “para mayo vamos a estar mejor” siempre y cuando haya un “cosechón” del campo.

“Veo difícil que el último trimestre sea expansivo. El motor es el consumo y el salario real va a seguir cayendo más allá de la recomposición de las paritarias. Y por el ajuste fiscal no va haber nuevas obras públicas”, se diferenció Martín Alfie, de la consultora Radar. El economista advirtió que también hay que evaluar “cuán fuerte” sea el traslado de la devaluación a los combustibles y las tarifas, que a su vez provocan “aumentos de segunda ronda” sobre los productos. El problema de dolarizar al sector es que una disparada en el tipo de cambio exacerba la inercia inflacionaria a una economía a la que siempre le costó la desaceleración de precios.

En tanto, Caamaño añadió que lo que ocurra con el tipo de cambio y el frente externo será clave para poder cortar con las tasas altas que hoy ahogan al sector productivo, una condición para pensar en una reactivación en el último trimestre.